8/18/2009

El sufrimiento que avasalla vida

Si tan solo comprendieramos que el sufrimiento dura lo que tarda en comprenderse, daríamos pasos de gigante para vivir la vida que deseamos. El sufrimiento es un proceso de subordinación, al menos psicológica. Anulamos la distancia crítica entre el yo que observa y aquello observado. Sufrimos por las imágenes que nos configuramos en la mente. Que percibas siempre el hecho en sí. Nunca el hecho en ti mismo. Nunca.

8 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Querida Raquel, no puedo decir más que tu texto es un texto muy profesional y efectivo para las personas que sufren.

Tú como estás? espero que muy bien. Te dejé mi correo electrónico. Por si quieres comunicarte.

Un fuerte abrazo y un beso mi amiga.

buenas noches Raquel. Hasta pronto.

Raquel dijo...

Aída preciosa, te he enviado un correo a aquel que me llego hace unos días. Desde aquel día no he recibido noticias devueltas por si hubiera estado mal el correo al que lo envie.
Te agradezco mucho tu paso por este lugar, pero lejos de este espacio, agradezco tu paso en mi vida, y la de nuestros amigos mutuos que estimo y quiero bien.
Revisa tu correo ahí estoy mandandote muchas sonrisas y un de nuevo gracias.
Estoy bien, viva, al menos es lo que importa. Asumiendo cada momento como parte de un crecimiento que me llevará a seguir siendo la mujer que soy.
Esperaré a que amanezca, porque de que el sol sale, sale.
Una sonrisa a tu alma bella.
Raquel

Silencios dijo...

Mi preciosa niña, la sonrisa más bella del planeta, no sé mi querida amiga, pero noto tristeza en tus letras.
La imagen que tengo es la sonrisa de tu alma, no la pierdas.

Efectivamente el sufrimiento dura el tiempo que estipules y el que le regalas. Magnifico amiga

Un beso muy grande princesita.
TQM

Raquel dijo...

Te quiero igual, Silencios. Bella mujer de palabras intactas por la sensibilidad que te roba el aliento: Silencios.
Una sonrisa para ti.
Raquel

Ursus Polaris dijo...

Pintaste de negro tu colorido blog,
el cuerpo de tu letra cambia en confusión, pero tus palabras son claramente sabias.
Eres una gran persona, Raquel,
yo te admiro
en tus momentos bajos también.
¿Qué te ocurrió?

Raquel dijo...

Ocurre amigo mio, que cuando somos espejos de nuestro mundo, es imposible permanecer inmóviles ante lo que sucede a las personas que amamos. Indiscutiblemente la falta de luz ensombrece, a veces somos luna, otras sol. Me ha tocado esta vez ser el primer astro y se brilla de distinta manera.
Te quiero Ursus.
Raquel

Ursus Polaris dijo...

Yo también te quiero mucho, Raquel.
:-)))

HiNo dijo...

Vaya primeramente gracias por tu comentario en mi blog, y segundo no puedo dejar pasar este espacio para decirte que me he quedado sin aliento al leer tu escrito.

El sufrimiento dura lo que tarda en comprenderse. Vaya que lo se, a veces tarda mas de lo que quisieramos, pero todo tiene un final. Negro, blanco o gris. pero lo tiene.


Solo hay que saber soportarlo.

Me encanto la forma en lo que describes el sufrimiento, y mira que lo se.